DOS REALIDADES DEL UNIVERSO: las riquezas celestiales accesibles en lo cotidiano

riquezas-espirituales

Otro fenómeno cuántico muy importante que necesitamos entender  es la propiedad del entrelazamiento que dice que: dos átomos que están distanciados se afectan mutuamente. Esta propiedad fue comprobada por los experimentos en torno al teorema de Bell.

La información de cada partícula está disponible para otras partículas que estaban asociadas a ella, con independencia de los factores de tiempo y espacio, incluso independientemente de las señales de comunicación. Hay un entrelazamiento en el universo que se comporta como un todo.

Los electrones son un parte de un plasma, no se mueven en forma independiente sino como parte de un todo, aunque parecería que sus movimientos son aleatorios producen efectos generales sumamente organizados. Como si fueran mares de partículas que se comportan como un organismo vivo sabiendo lo que estaban haciendo innumerables billones  de partículas.

En ese mundo energético no hay tiempo, ni espacio. Todos los elementos pueden prever lo que los otros pueden hacer, todas las cosas están sostenidas y sujetas por la Palabra de Dios (Hebreos 1:3, Colosenses 1:17).

El mundo está entrelazado por la presencia de Dios y esta realidad espiritual se pueda materializar en cosas concretas, muy concretas.

No hay distancia entre el cielo y la tierra, entre la eternidad y la temporalidad, son realidades complementarias de la realidad que vivimos.

En el monte de la transfiguración se corrió el velo que separa estas realidades y ambas se hicieron visibles y palpables.

Mateo 17:1-3  Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano,  y los llevó aparte a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos,  y resplandeció su rostro como el sol,  y sus vestidos se hicieron blancos como la luz. Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él.

Esta comprensión de la realidad nos arroja luz sobre la naturaleza de lo que el apóstol Pablo llama “riquezas en gloria” “riquezas de su gracia” que tenemos en Cristo.

En una primera comprensión acerca de estas riquezas las posiciones en un cielo muy distante, en la eternidad, pero el apóstol Pablo nos habla de riquezas disponibles y accesibles.

Estas riquezas que tenemos en Cristo:

  • Fortalecen nuestro ser interior (Efesios 3:16).
  • Suplen nuestras necesidades (Filipenses 4:19).

Dios quiere mostrar, hacer notorias estas abundantes riquezas (Romanos 9:23,  Efesios 2:7)

Para hacerlo necesitamos agrandar nuestro entendimiento de estas realidades y su interacción entre ellas.

  • Alumbrar los ojos del entendimiento (Efesios 1:18)
  • Alcanzar las riquezas del pleno entendimiento (Colosenses 2:7)

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s