DIOS NOS HABLA POR MEDIO DE LA CIENCIA: CONCLUSIONES (Segunda parte)

Al ser llenos de la plenitud de Dios podemos permitir que el Espíritu fluya a través nuestro afectando la vida de los demás. Y, a la vez, podemos permitir que el Espíritu fluya, de los demás a nosotros trayendo revelación de las necesidades y vivencias de los demás.

Al estar lleno del Espíritu de Dios, el mismo que creó el universo y que resucitó a Cristo de los muertos, puedo afectar a mi cuerpo y al cuerpo de los otros a experimentar milagros.

Mi alma no necesita estar sujeta a mi cuerpo, puede trasladarse.

Mi mente no necesita estar sujeta a mi propio conocimiento puede acceder a conocer otras cosas por medio del conocimiento divino; puede conocer cosas del pasado y cosas del futuro, cosas mías y cosas ajenas.

Esa vida en abundancia y ese gozo completo afectan a la plenitud de nuestro ser interior. Nuestro cuerpo se desgasta por la contaminación de mi espíritu y las aflicciones de mi alma

La realidad exterior afecta a mi realidad interior, las células se desgastan por el efecto de la realidad exterior. Mis células se deben mantener sanas. Nuestras emociones negativas afectan a nuestro ADN, lo terminan acortando o enrollando; en cambio, nuestras emociones positivas lo alargan. Esto tiene una trascendencia tremenda ya que terminan por condicionar nuestro futuro y hasta afectan a nuestra herencia.

La primera batalla se libra en nuestro interior y el resultado afecta a toda la realidad que vivimos cotidianamente. Somos el nexo entre las abundantes riquezas espirituales que tenemos disponibles y la confusión y debilidad en la que nos movemos.

Esto nos abre una nueva comprensión acerca de las riquezas en gloria que tenemos en Cristo Jesús.

Una primera comprensión de estas riquezas sería algo etéreo, algo celestial, pero estas riquezas en gloria son recursos que tenemos disponibles para afectar a la realidad que vivimos. La realidad celestial es una realidad que está acá, presente

¿Que son estas riquezas en gloria?

Son recursos que tenemos disponibles en Cristo

Esas riquezas son capaces de producir fortaleza en nuestro interior Efesios 3:16

Suplir todo lo que nos falta. Filipenses 4:8

Conducirnos hasta alcanzar el pleno entendimiento. Colosenes 2:2

Dios las quiere dar a conocer las riquezas de la gloria. Colosenses 1:27

Las quiere hacer notorias. Romanos 9:23

Estas riquezas son inescrutables, incalculables e incontables. Efesios 3:8

Son descriptos como las profundas riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios. Romanos 11:33

Nuestros sentidos perciben la realidad material, de una manera distorsionada por nuestro egocentrismo.

Por otro, lado la realidad espiritual que percibimos es más verídica y real que la realidad material.

Lo material me informa lo que es.

Lo espiritual puede modificar la realidad material.

Tenemos que llenarnos del Espíritu para modificar y construir la realidad material que Dios quiere establecer.

Modificar la salud de nuestro cuerpo y la plenitud nuestra vida interior.

Modificar la salud de nuestras relaciones, afectar a los demás con la vida de Dios; conforme a la abundancia de los recursos que tenemos disponibles en Cristo.

DIOS NOS HABLA POR MEDIO DE LA CIENCIA: CONCLUSIONES (primera parte)

El mundo que vivimos es un océano de energía, la materia tal cual la concebimos desde la mecánica clásica, no existe; es en realidad una forma de energía, una energía condensada para que la podamos palpar.

En ese mundo energético no hay tiempo, ni espacio. Es como un gran plasma en el que todos los elementos interactúan no importan la distancia ni el tiempo.

Todo es energía pero hay una energía mayor que es la que creó todas las cosas. Sólo una infinita energía puede producir materia. Todas las cosas están sostenidas y sujetas por la Palabra de Dios.

El ser humano es el nexo entre ambas realidades, la energética y la material, la realidad espiritual y la cotidiana. Interactuamos entre ambas realidades somos espíritu y materia. Nuestro cuerpo es la interface entre ambas realidades.

Dios nos ha dado el interruptor para que esa energía divina interactúe y modifique la realdad cotidiana.

El interruptor es la Palabra de Dios.

Soltamos la Palabra y la Palabra comienza a construir esas realidades que la fe concibió en nuestro interior por el Espíritu.

De las muchas probabilidades la realidad que construye la Palabra de Dios se hace real.

Tenemos afirmar nuestra convicción interior en nuestra identidad espiritual en Cristo. Nuestra realidad espiritual es más real, trascendente  y poderosa que nuestra realidad material.

Tenemos que mantenernos llenos del Espíritu.  Así somos conscientes de la trascendencia de esa realidad espiritual que tenemos en Cristo.  Nuestras vidas son llenas de la potencia divina que producen milagros y maravillas en la realidad cotidiana.

Al ser llenos de la plenitud de Dios podemos permitir que el Espíritu fluya a través nuestro afectando la vida de los demás. Y, a la vez, podemos permitir que el Espíritu fluya, de los demás a nosotros trayendo revelación de las necesidades y vivencias de los demás.

 

DIOS NOS HABLA POR MEDIO DE LA CIENCIA: fenómenos inadmisibles

fenomenos

Nos encontramos con experimentos científicos que nos ponen en la frontera de lo inadmisible, de lo asombroso. Nos enfrentan a nuestra impotencia, a nuestra finitud para encontrar respuestas. Esta ignorancia nos debería empujar a Dios. Así como podemos desarrollar un conocimiento natural que nos permiten alcanzar avances asombrosos, enfrentarnos a la incapacidad de este conocimiento nos debería empujar a buscar un conocimiento sobrenatural. Un conocimiento al que no podemos acceder por nuestra razón sino por revelación, que sea Dios quien nos lo revele.

Es lo que Dios se ha propuesto hacer:

Jeremías 33:3  Clama a mí,  y yo te responderé,  y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Proverbios 25:2  Gloria de Dios es encubrir un asunto;  pero honra del rey es escudriñarlo.

Colosenes 2:2  Hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento,  a fin de conocer el misterio de Dios el Padre,  y de Cristo.

El experimento de Poponin

El biólogo Vladimir Potonin y Peter Gariaev de la Academia Rusa de Ciencia comprobaron algo extremadamente intrigante  en un experimento llamado: Efecto Fantasma. Con instrumento de elevada precisión lograron medir la localización de los fotones en un tubo al vacío, los que estaban distribuidos desordenadamente en el recinto.  Luego, introdujeron ADN humano en el tubo y los fotones asumieron una actitud sorprendente: se reorganizaron. La presencia de material humano  estaba ejerciendo una influencia directa sobre los fotones como si los estuviera organizando por medio de una fuerza invisible. La segunda fase es tan sorprendente como la primera, cuando retiraron el ADN humano los fotones quedaron organizados como si estuviera presente el material  humano. Poponin comprobó que el hombre ejerce una influencia absoluta en la organización de las partículas invisibles concluyendo que Dios colocó al ser humano como señor de la Tierra.

 

Gregg Braden explicando el experimento  del ADN fantasma cita un experimento publicado en 1993 en Journal Advances. (pag 151)

Los investigadores tomaron ADN de la boca de un voluntario, estas muestras fueron llevadas a otra oficina cercana. Allí el ADN fue medido para analizar si se producían modificaciones en la medida que a la persona se la sometía por medio de videos procurando despertar diferentes emociones en el espectador durante un breve período.

Otra vez, quedaron sorprendidos al comprobar que mientras el dador manifestaba diferentes emociones, el ADN mostraba poderosos cambios eléctricos.  Fueron aumentando la distancia y el ADN respondía como si estuviera conectado al cuerpo del que provenía.

Braden concluyó que existen formas de energía que une a los tejidos vivos, las células se conectan por medio de ese campo de energía.

 

Braden cita un tercer experimento hecho por Glen Rein y Rolin McCraty en 1992 y 1995 entre mente y emociones con el ADN pudiendo percibir modificaciones en el ADN al cambiar las emociones, si eran placenteras el ADN se desarrollaba, si eran negativas se enrollaban.

 

Las conclusiones de estos experimentos son innumerables.

El efecto que nuestras emociones positivas y negativas afectan al nuestro mismo ADN. Al modificar nuestro mismo ADN  nos terminan  condicionando (resiliencia)  y afectan a nuestra descendencia.

 

La ciencia nos vuelve a mostrar realidades espirituales. Nos vuelve a enseñar principios que nos permiten entender experiencias espirituales muy concretas.

 

Nuestra realidad espiritual afecta a nuestro entorno tanto positivamente como negativamente.

La sombra de Pedro

Hechos 5:15-16  Sacaban los enfermos a las calles,  y los ponían en camas y lechos,  para que al pasar Pedro,  a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos. Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén,  trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos;  y todos eran sanados.

No es la sombra es la plenitud del Espíritu en la vida de Pedro.

 

 

Jesús en la playa de Gadara

Mateo 8:28-29  Cuando llegó a la otra orilla,  a la tierra de los gadarenos,  vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros,  feroces en gran manera,  tanto que nadie podía pasar por aquel camino. Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con nosotros,  Jesús,  Hijo de Dios?  ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?

Jesús no habló su misma presencia impactó en esa región y los endemoniados se sintieron atormentados.

La mujer que toco  el manto de Jesús

Marcos 5:28-30  Porque decía: Si tocare tan solamente su manto,  seré salva.  Y en seguida la fuente de su sangre se secó;  y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote.  Luego Jesús,  conociendo en sí mismo el poder que había salido de él,  volviéndose a la multitud,  dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos?

Alguien tocó a Jesús y sin que él se lo propusiera salió poder, virtud de él. El percibió ese fluir de esa virtud de su interior.

 

Nuestra realidad espiritual fluye y afecta a lo que nos rodea, para bien o para mal.

 

 

DOS REALIDADES DEL UNIVERSO: las riquezas celestiales accesibles en lo cotidiano

riquezas-espirituales

Otro fenómeno cuántico muy importante que necesitamos entender  es la propiedad del entrelazamiento que dice que: dos átomos que están distanciados se afectan mutuamente. Esta propiedad fue comprobada por los experimentos en torno al teorema de Bell.

La información de cada partícula está disponible para otras partículas que estaban asociadas a ella, con independencia de los factores de tiempo y espacio, incluso independientemente de las señales de comunicación. Hay un entrelazamiento en el universo que se comporta como un todo.

Los electrones son un parte de un plasma, no se mueven en forma independiente sino como parte de un todo, aunque parecería que sus movimientos son aleatorios producen efectos generales sumamente organizados. Como si fueran mares de partículas que se comportan como un organismo vivo sabiendo lo que estaban haciendo innumerables billones  de partículas.

En ese mundo energético no hay tiempo, ni espacio. Todos los elementos pueden prever lo que los otros pueden hacer, todas las cosas están sostenidas y sujetas por la Palabra de Dios (Hebreos 1:3, Colosenses 1:17).

El mundo está entrelazado por la presencia de Dios y esta realidad espiritual se pueda materializar en cosas concretas, muy concretas.

No hay distancia entre el cielo y la tierra, entre la eternidad y la temporalidad, son realidades complementarias de la realidad que vivimos.

En el monte de la transfiguración se corrió el velo que separa estas realidades y ambas se hicieron visibles y palpables.

Mateo 17:1-3  Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano,  y los llevó aparte a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos,  y resplandeció su rostro como el sol,  y sus vestidos se hicieron blancos como la luz. Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él.

Esta comprensión de la realidad nos arroja luz sobre la naturaleza de lo que el apóstol Pablo llama “riquezas en gloria” “riquezas de su gracia” que tenemos en Cristo.

En una primera comprensión acerca de estas riquezas las posiciones en un cielo muy distante, en la eternidad, pero el apóstol Pablo nos habla de riquezas disponibles y accesibles.

Estas riquezas que tenemos en Cristo:

  • Fortalecen nuestro ser interior (Efesios 3:16).
  • Suplen nuestras necesidades (Filipenses 4:19).

Dios quiere mostrar, hacer notorias estas abundantes riquezas (Romanos 9:23,  Efesios 2:7)

Para hacerlo necesitamos agrandar nuestro entendimiento de estas realidades y su interacción entre ellas.

  • Alumbrar los ojos del entendimiento (Efesios 1:18)
  • Alcanzar las riquezas del pleno entendimiento (Colosenses 2:7)

 

 

 

 

 

DIOS NOS HABLA POR MEDIO DE LA CIENCIA: la realidad es percibida

mirada

Este es un misterio científico muy difícil de aceptar por nuestra razón y el sentido común. La teoría cuántica explica que todos los objetos microscópicos a nuestro alrededor existen en un estado ambiguo, que se hacen objetivos sólo cuando son medidos u observados.

Tratemos de explicarlo.

Un sistema cuántico está representado matemáticamente por una función de onda, que se deriva de la ecuación de Schrödinger. La función de onda puede ser utilizada para calcular la probabilidad de encontrar una partícula en cualquier punto particular en el espacio.

Las entidades cuánticas evolucionan como ondas cuando no son observadas pero colapsan en forma de partículas cuando son observadas, son obligadas a definirse por una opción. Sobre lo que ocurrió entre estas dos observaciones no podemos decir nada.

Cuando se hace una medición, la partícula está en un solo lugar, pero se disuelve en una “superposición de ondas de probabilidad” y está potencialmente presente en muchos lugares diferentes a la vez: es el estado ondulatorio de la realidad.

Cuando se realiza la siguiente medición, se produce un colapso de la función de onda, de alguna misteriosa manera, en una partícula localizada. Heisenberg dice: de lo “posible” a lo “real” [1]. El observador percibe uno de los posibles estados convirtiéndole en real.

Los objetos microscópicos existen en un estado real objetivo, sólo, cuando son medidos u observados. De los muchos estados posibles uno emergerá como real. El salto cuántico es al azar pero no el estado en donde se detendrá.

Schrödinger ideó un famoso experimento mental para exponer las absurdas implicaciones de esta interpretación.

Un gato es colocado en una caja que contiene una sustancia radiactiva, por lo que hay una posibilidad del cincuenta por ciento de que el átomo se descomponga en una hora. Si un átomo se descompone,  provoca la liberación de un gas venenoso que mata al gato. Después de una hora, el gato está supuestamente muerto y vivo (y todo lo intermedio) hasta que alguien abre la caja y al instante se colapsa la función de onda en un gato vivo o en un gato muerto.

Bohr y Heisenberg explicaron esta anomalía cuántica (interpretación de Copenhague) diciendo que las cosas existen como posibilidades superpuestas hasta que por algún evento algún observador las fije tornándolas realidad. Bohr va mucho más lejos al afirmar que hay partículas que ni siquiera existirían sin la interacción del observador

La física cuántica nos conduce a una realidad muy diferente de la realidad determinista de la física clásica. Para nuestro sentido común muchas de estas experiencia rayan con lo absurdo, por eso a esta superposición coherente de la realidad se la llama “la paradoja de Schrodinger”.

Esto nos deja un desafío tremendo. Estamos en este Universo para construir la realidad. La física cuántica y la fe vuelven a estar de acuerdo. En el lenguaje de la física cuántica es un colapso de onda en el lenguaje de la fe es un milagro.

Consideremos algunas situaciones bíblicas a las que no solemos encontrarnos una explicación lógica, como es el caso de los arrebatamientos y traslaciones. Además del caso de Jesús  (Hechos 1:9-11) tenemos los casos de Enoc (Génesis 5:24) y  Elías  (2 Reyes 2:11); pero el caso que desborda todo nuestro sentido común es el caso de Felipe con el eunuco.

Hechos 8:39-40  Cuando subieron del agua,  el Espíritu del Señor arrebató a Felipe;  y el eunuco no le vio más,  y siguió gozoso su camino. Pero Felipe se encontró en Azoto;  y pasando,  anunciaba el evangelio en todas las ciudades,  hasta que llegó a Cesarea.

Hasta es posible que a esto se refería Pablo cuando habló de estar ausente en el cuerpo pero presente en espíritu: “reunidos ustedes y mi espíritu por el poder de nuestro Señor Jesucristo”. 1 Corintios 5:3-4

Estos fenómenos se explican desde la física cuántica por medio de un experimento concreto, el efecto túnel o tunelamiento. Cuando la materia recibe una energía tan grande  que salta la barrera de potencial deja de ser materia y entra en la dimensión de la energía.

Si pudiéramos analizar las moléculas en este proceso estas adquieren una velocidad tan alta que dejan de ser materia pero mantienen la forma. Por medio de este fenómeno hasta podemos explicar  la forma del cuerpo glorificado de Cristo luego de resucitar. Se lo puede palpar,  (Juan 20:27), come pescado (Lucas 24:43) pero puede atravesar puertas (Juan 20:19).

[1] Heisenber 1962

DIOS NOS HABLA POR MEDIO DE LA CIENCIA: la partícula de Dios.

boson-de-higgs2

A mediados de 2012 el acelerador de partículas, LHC, gran acelerador de hadrones, se anunció la observación de una nueva partícula: bosón de Higgs. Es un descubrimiento sumamente importante.

Los bosones según la física Danah Zohar son los responsables por la ordenación del Universo y de los colapso de onda (cuando las ondas se tornan partículas). Esta unidad subatómica es la que produce la materia (o la hace visible), aparece y desaparece y es la mantiene relacionada a la materia en el Universo.  Por eso, se la llama también la partícula de Dios (aunque el nombre surgió por deformación de otra palabra).

El principio en cuestión que afecta a nuestra comprensión de la espiritualidad es que la materia se está creando continuamente. Como nosotros tenemos por nuestra comunión con Dios acceso a toda esa energía creativa divina podemos estar afectando continuamente a la realidad que vivimos.

La ciencia nos sigue hablando de Dios y de la realidad espiritualidad, cada vez más concordante con el entendimiento del microcosmos de la física cuántica.

Uno de los pilares básicos de la física cuántica es el principio de incertidumbre (Principio de Heisenberg)  que dice que no es posible determinar, ni medir, la posición y velocidad de los objetos cuánticos. Este principio de indeterminación rompe con el determinismo de la física clásica, y de la modernidad, en el podemos prever el comportamiento de los objetos. Un universo cerrado, mecánico, de causas y efectos previsibles.

En cambio el Universo que nos revela la física cuántica está compuesto por partículas (con una compleja estructura interna) y  campos de onda (que conecta la todo el entorno) esto provoca una realidad que está en constante definición de sí mismo a través de sus incesantes interacciones. Es un universo abierto en el que nuestra interacción es el factor que determina la realidad que vivimos. Este indeterminismo nos proporciona una puerta abierta para la creatividad e injerencia sobre lo que vivimos, podemos construir nuestro futuro.

Una de las consecuencias de este principio de incertidumbre  del potencial cuántico es el fenómeno de la localización. Si dos sistemas cuánticos interactúan y luego se separan, su comportamiento se correlaciona en forma instantánea y a distancias grandes. Este fenómeno es el de no-localidad. La naturaleza de la realidad es indivisible y algo que está ocurriendo aquí y ahora puede tener efectos instantáneos en otro lado. Esta explicación tiene mucha trascendencia en el terreno de la espiritualidad, no hay espacio y tiempo y todo está conectado por el Espíritu de Dios.

Mateo 8:8, 13 (El centurión) dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente dí la palabra, y mi criado sanará. [..] Entonces Jesús dijo al centurión: Ve,  y como creíste,  te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.

DOS REALIDADES DEL UNIVERSO: la ciencia nos presenta misterios asombrosos

plasma-cuantico

Hay muchos descubrimientos científicos a los cuales no se les encuentran ninguna explicación razonable. Algunos son de larga data y eso que seguramente son sólo aquellos a los que tenemos acceso. Hay una arrogancia científica que procura esconder aquellas cosas que demuestran su incapacidad para dar una explicación coherente (algo que no es propio sólo de los científicos sino que es común a toda la humanidad).

Estos misterios también pone en evidencia la arrogancia de algunos religiosos que tratan de poner a Dios en los vacíos de la ciencia. Es el llamado “dios” de las lagunas. Cuando la ciencia avanza y puede explicar esas lagunas ese “dios” de las lagunas queda humillado, como el famoso caso Galileo y Copérnico, entre otros.

Los científicos y los religiosos han mantenido una tensa relación por la falta de humildad de ambas parte, y por no reconocer que su conocimiento corresponden a realidades diferentes. Los religiosos necesitan la humildad para reconocer las certezas  a las que alcanza la ciencia, y los científicos tienen que reconocer que hay una subjetividad, una conciencia y una trascendencia que nunca alcanzarán a explicar.

Estamos inmersos en un mundo con conexiones instantáneas a larga distancia. Las consecuencias de los fenómenos cuánticos sobre nuestro entendimiento son enormes, tenemos necesidades espirituales porque necesitamos estar en contacto con esa realidad no visible gobernada por una mente divina. El espíritu de muchos está enfermo porque han cortado esos lazos con el mundo invisible. La parte visible de la realidad es la corteza de algo más profundo y amplio. Tenemos necesidades espirituales porque la naturaleza del universo es espiritual.

Los electrones son un parte de un plasma, no se mueven en forma independiente sino como parte de un todo, aunque parecería que sus movimientos son aleatorios producen efectos generales sumamente organizados. Como si fueran mares de partículas que se comportan como un organismo vivo sabiendo lo que estaban haciendo innumerables billones  de partículas.

David Bhom, uno de los más importantes físicos cuánticos, presentó la existencia de un mundo sub cuántico, un campo que llamo potencial cuántico que afecta todo el espacio como la gravedad con la diferencia que no disminuye con la distancia es el mismo en todos lados. El potencial cuántico acarrea la información de todo el entorno y ofrece conexiones directas, no locales entre los sistemas cuánticos. El todo es el que organiza las partes, hay una causalidad.

En realidad el mundo es un gran holograma o holomovimiento, porque no es estático, la realidad que consideramos tangible es como una especia de ilusión, generada por un orden de existencia que da origen a los objetos.

Bhom llama a ese orden nivel profundo de realidad, el orden implicado o envuelto, y llama a nuestro nivel de existencia como el orden explicado o desenvuelto.

La consciencia (y la vida) surge del orden implicado está presente en diversos grados del envolvimiento y del desenvolvimiento de la materia y tal vez sea ésa la causa de que los plasmas posean características de cosas vivas. El universo está lleno de energía (de vida). Brian Josephson ganador del premio Nobel de Física en 1973 afirma que el orden implicado se podría demostrar que es Dios.

Todo el universo está vivo y está conectado, pero bajo la mano poderosa de Dios.

Job 12:7-9  Pregunta ahora a las bestias,  y ellas te enseñarán; A las aves de los cielos,  y ellas te lo mostrarán; O habla a la tierra,  y ella te enseñará; Los peces del mar te lo declararán también.    ¿Qué cosa de todas estas no entiende que la mano de Jehová la hizo?

Eclesiastés 10:20 Ni aun en tu pensamiento digas mal del rey,  ni en lo secreto de tu cámara digas mal del rico;  porque las aves del cielo llevarán la voz,  y las que tienen alas harán saber la palabra.

Vivimos en ese océano de energía, de plenitud  de riquezas espirituales.

Por eso el Señor nos insta a pedir, buscar y golpear (llamar a las puertas) Mateo 7:7. Es un versículo cuántico, es la llave de acceso al universo.  Pedir, es un reconocimiento de mi necesidad, la necesidad genera crisis. Dios espera de nosotros actitudes de búsqueda. Cuando pedimos Dios comienza a trabajar para nosotros, pone en movimiento la energía para que las cosas se materialicen.

Es física cuántica y es fe.